“Un gran diseño no venderá un mal producto, pero permitirá a un gran producto alcanzar su máximo potencial.”
Thomas J. Watson Jr., presidente de IBM 1952–1971

diseñador por proyecto

 

Lo más habitual es que las empresas trabajen con diseñadores externos. En muchos casos esporádicamente, para proyectos concretos.

 

diseñadores consultores

 

Hay, también, empresas que mantienen una relación de asesoramiento durante años con un mismo equipo de diseño. En este equipo recae gran parte de la responsabilidad y de las decisiones de diseño que toma la empresa. La confianza y el grado de implicación es total, y el contacto empresa-diseñador prácticamente diario.

 

equipo propio

 

Las empresas de mayor tamaño o aquellas PYMES donde el diseño juega un papel estratégico de primer orden, suelen tener equipo interno de diseño, que se resposabiliza de la gestión del diseño en la empresa. En este caso es frecuente que trabajen, además, con diseñadores externos en proyectos concretos y que hagan de esto un valor más de su oferta.

 

 

No es raro que una empresa pase por los tres estadios a medida que va familiarizándose con el diseño y empiece por contratar a un diseñador para un trabajo específico, luego deposite su confianza en un equipo profesional que le lleva todo el trabajo y, por último, acabe creando su propio departamento interno de diseño.