“Un gran diseño no venderá un mal producto, pero permitirá a un gran producto alcanzar su máximo potencial.”
Thomas J. Watson Jr., presidente de IBM 1952–1971

¿Qué ha de hacer?
 

Antes que nada deberíamos saber qué trabajo vamos a encargar. Hay muchos tipos de diseñadores. Por el nivel de sus honorarios, por su especialización (apartado 1.2, Artículo “Especialidades del diseño”), por su experiencia, por su estilo o su manera de trabajar, por su ubicación geográfica, por el número de profesionales del equipo, por la variedad de sus servicios, por su prestigio,… La lista puede ser interminable.

¿Dónde buscarlo?
 

Si no se conoce el mercado de profesionales del diseño lo más fácil para empezar es dirigirse a las asociaciones, como ADCV o CDICV, en Valencia. Las hay en todo el estado español.
 

También tienen listados otros organismos de promoción del diseño, como BCD en Barcelona. Las revistas especializadas nacionales o extranjeras y la consulta a otras empresas con experiencia en el tema son también fuentes fiables para, de momento, conseguir unas cuantas direcciones de posibles candidatos.
 

Hoy en día es fácil, a través de Internet, consultar los currículos y trabajos de los diferentes estudios de diseño. Esto nos permitirá hacer una primera criba en función de las características del encargo. Luego, las entrevistas personales y el presupuesto aportarán la información suficiente para hacer una elección.
Una vez hecha, confíe en el profesional elegido y póngase a trabajar con el mayor entusiasmo.