“El error más tonto es ver el diseño como algo que se hace al final del proceso para poner orden al desorden, en oposición a entenderlo como una cuestión de partida y parte de todo.”
Tom Peters, economista y escritor
La importancia de realizar el análisis de ciclo de vida de forma electrónica

Mercedes Hortal Ramos
Responsable Línea Tecnológica de Envase y Medio Ambiente del Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística-ITENE



El Medio Ambiente es el principal reto al que nos enfrentamos en los últimos años. Los efectos que el desarrollo de la sociedad actual está provocando sobre el planeta comienzan a ser conocidos y cada vez son más las acciones dirigidas a paliar o evitar estos efectos negativos. Términos tales como “disminución de la capa de ozono”, “lluvia ácida”, “calentamiento global”, “desertización” y otros muchos han pasado a formar parte de noticias y conversaciones.

Con todo, los dos objetivos fundamentales que se pretenden alcanzar a este respecto son la prevención y la reducción de los impactos ambientales. Para lograr estos objetivos se hace necesario, en primer lugar, el desarrollo de instrumentos que permitan conocer y cuantificar la repercusión sobre el medio ambiente de cualquier producto, proceso o actividad. Así, en la actualidad son numerosas las metodologías que se han desarrollado para valorar los impactos ambientales derivados de las actuaciones humanas. Entre estas metodologías destaca el Análisis de Ciclo de Vida.  

Definición

Este método, tal y como su nombre indica, pretende la cuantificación de los impactos ambientales derivados de la vida de un producto, proceso o actividad desde “la cuna a la tumba”. Es decir, esta cuantificación incluye todos los impactos ambientales que se producen en todas las etapas necesarias para llegar a dicho producto, proceso o actividad, las cuales son: fase de materias primas, producción, distribución, uso y fin de vida. Para cada una de estas etapas se evalúan y cuantifican los impactos ambientales debidos a los inputs necesarios para cada una de ellas (en forma de materias primas y energía fundamentalmente) así como los outputs que se producen (básicamente residuos y emisiones). En la figura 1 se muestran todos estos factores de forma conjunta.




Figura 1. Ciclo de Vida

 

Ventajas aplicación del ACV :
 

  • Mejora y desarrollo de productos.
  • Comparación ambiental entre productos .
  • Identificación de ineficiencias en el ciclo de vida de un producto.
  • Instrumento de soporte al ecoetiquetado.
  • Desarrollo de indicadores ambientales.
  • Prevención de la contaminación.
  • Evaluación y reducción de riesgos ambientales potenciales.
  • Evaluación y mejora de programas ambientales.
  • Desarrollo de políticas y regulaciones y desarrollo de estrategias de mercado, entre otras.


Etapas del ACV

  1. Definición de objetivos y alcance.
  2. Inventario.
  3. Evaluación de impactos ambientales.
  4. Interpretación.


Hay que tener en cuenta que estas etapas están interrelacionadas, ya que a partir de los resultados de cada una de ellas puede reconsiderarse la anterior, permitiendo así reconducir el análisis hacia el camino que ofrece el nuevo conocimiento adquirido tras la ejecución de cada etapa. Esta interrelación se muestra en la figura 2.



Figura 2. Fases del Análisis de Ciclo de Vida. Adaptada de UNE-EN ISO 14040:1997


De las etapas comentadas, la de mayor duración suele ser la etapa de inventario. Esta etapa consiste en la recopilación etapa a etapa del ciclo de vida de todos los datos relativos a inputs y outputs y la realización de los cálculos adecuados para cuantificar las entradas (materias primas y energía) y las salidas (emisiones y residuos). Dentro de cada etapa estos datos se han de referir a cada uno de los procesos incluidos en la misma. Con todo, el inventario global será un listado enorme de datos sobre consumos y emisiones de un gran número de sustancias de los que hay que interpretar y evaluar su impacto ambiental.

Esto se realiza en la etapa de evaluación de impacto. Se trata de la etapa de mayor complejidad y de mayor subjetividad. Dicha subjetividad dependerá del tipo de resultado que queramos obtener; es decir, si queremos obtener un resultado numérico global o simplemente un resultado cualitativo esta subjetividad, será mayor o menor respectivamente.

Esta etapa consta a su vez de tres fases: clasificación, caracterización y normalización. En cada una de estas fases a los resultados de la fase inventario se les van aplicando determinados factores que transforman los datos ambientales en resultados de impacto ambiental. Si ya los datos de inventario son numerosos, el añadir el cálculo con estos factores hace del análisis una tarea larga y costosa.

Normalización del ACV

Debido al interés suscitado por esta metodología y por la cantidad de variables que se incluyen, se han desarrollado normas que establecen parámetros de ejecución con respecto a la metodología a aplicar en este tipo de estudios. Estas normas son la UNE-EN 14040-41-42-43. 

Herramientas informáticas para la realización de ACV

En paralelo al desarrollo de esta metodología han ido surgiendo diferentes herramientas informáticas. Estos instrumentos permiten al usuario ahorrar tiempo y lograr cálculos y conclusiones fiables. Las herramientas software permiten además disponer de bases de datos ambientales para numerosos productos y procesos, por lo que la fase de inventario se puede convertir en una tarea menos ardua. Cada día se incrementan las bases de datos ambientales disponibles para un mayor número de productos y procesos, facilitando el proceso de análisis de los aspectos ambientales de los sistemas objeto y por tanto, aumentando el número de análisis realizados y publicados. Además, estas herramientas suelen incorporar distintas metodologías de evaluación de impacto, por lo que los cálculos se realizan con sólo pulsar una tecla, evitando además errores en los cálculos manuales y permite cambiar de una metodología de evaluación a otra en cuestión de segundos. 

En la actualidad son numerosas las herramientas informáticas que están disponibles. En la siguiente relación se muestran algunas de ellas así como una breve descripción de cada una.

Descripción de algunas herramientas para realización de ACV

 

  • Eco-it. Permite introducir la descripción de un producto complejo y analizar su ciclo de vida. Tan sólo hay que introducir los materiales que se emplean y los procesos. Es una herramienta especialmente diseñada para diseñadores de productos y envases. Entidad/Empresa: Pré Consultants (Holanda)
  • EcoPRo. Permite la construcción sistemática de los ciclos vitales del producto (mediante diagramas con tantos subsistemas como se quiera) y permite definir unos límites específicos del sistema. Entidad/Empresa: Sinum AG. Ecoperformance Systems (Alemania)
  • EcoScan. Análisis fácil y rápido del impacto ambiental y los costes de los productos. La herramienta puede ser utilizada tanto por encargados como por técnicos que se responsabilicen de la implementación del ecodiseño en el desarrollo de los productos y procesos. Entidad/Empresa: TNO (Holanda)
  • KCL-ECO 3.0. Procedimiento de trabajo basada en una elaborada interfaz gráfica. Se puede realizar un ACV completo con múltiples métodos para la evaluación de impactos. Entidad/Empresa: KCL (Finlandia)
  • LCAiT. La introducción y presentación de resultados se organiza en áreas de trabajo, en diferentes ventanas que, por lo general, se organizan en estructuras jerárquicas de árbol. Entidad/Empresa: CPM (Centre for Environmental Assessment of Product and Material Systems) (Suecia)
  • SimaPro. Permite calcular los impactos según la serie de normas ISO 14040 (caracterización, normalización y valoración). Entidad/Empresa: Pré Consultants (Holanda)
  • TEAM. Destaca la incorporación de la posibilidad de introducir información relativa a costes (Life Cycle Cost, LCC) aunque sin un formato por defecto que sirva de guía. Utiliza el formato estándar de intercambio de datos SPOLD. Entidad/Empresa: Ecobalance
  • UMBERTO. La recopilación de datos puede resultar más fácil gracias a la librería que posee con más de 400 módulos de procesos estándar. Además se pueden crear módulos propios e incluso intercambiarlos con otros usuarios del software.  Entidad/Empresa: IFEU (Alemania)
  • IDEMAT. Permite ver y comparar información sobre materiales, procesos o componentes y puede dejar que IDEMAT busque los materiales que cumplan los criterios definidos por el usuario. Entidad/Empresa: TU Delft (Holanda)


Dado que en la actualidad hay aproximadamente disponibles en el mercado más de 40 herramientas para la realización de este tipo de análisis, es importante tener claros cuáles son los parámetros en los cuales tenemos que basar nuestra decisión entre unos y otros. Así, en la Tabla 2 se muestran algunos de estos parámetros para la evaluación de estas herramientas.



Tabla 2. Criterios para un análisis detallado de las herramientas (Fte. Vivancos, 2005)
 

Con todo, los resultados que se deriven de este tipo de estudios dependerán no únicamente de las hipótesis consideradas en él, sino también de la herramienta de soporte que se haya utilizado. 

Son numerosas las ocasiones que para igualdad de hipótesis de partida, los resultados proporcionados por dos software distintos son diferentes. Es por este motivo que resulta imprescindible reflejar en el informe final de todo estudio de ACV todo este tipo de limitaciones y consideraciones. 

No obstante y pese a las limitaciones, la aplicación de las herramientas informáticas permite reducir enormemente en tiempo y por consiguiente en coste la realización de un ACV. Una vez modelizado con la herramienta el ciclo de vida del producto o proceso a evaluar e introducidos los datos de inventario correspondientes, se pueden comparar distintos escenarios y posibilidades de metodologías de evaluación ambiental de forma rápida y concisa al evitar los cálculos manuales. Esta rapidez en obtener los resultados de distintos escenarios permite al autor del análisis llegar a conclusiones más fiables y contrastadas. 

Es por tanto indudable el importante apoyo que estas herramientas prestan al desarrollo de este tipo de análisis. Su uso permite en muchos casos reducir los costes en los que se incurre en la ejecución del ACV por lo que se facilita el acceso a estos análisis de empresas y público en general. Se favorece por tanto que los impactos ambientales derivados de cualquier producto, proceso o actividad puedan ser conocidos y por tanto, se puedan evitar o en otros casos minimizar. 


REFERENCIAS
- Vivancos, J. L. 2005, Propuesta Metodológica para la Simplificación del ACV en su Aplicación a los Componentes Plásticos del Automóvil en el Marco del Ecodiseño. Tesis Doctoral. Ed.Universidad Politécnica de Valencia. ISBN 84-689-3022-9

- UNE-EN ISO 14040:1998. Gestión medioambiental. Análisis de ciclo de vida. Principios y estructura. AENOR. Madrid

- UNE-EN ISO 14041:1999. Gestión medioambiental. Análisis de ciclo de vida. Definición del objetivo y alcance y el análisis del inventario. AENOR. Madrid

- UNE-EN ISO 14042:2001. Gestión medioambiental. Análisis de ciclo de vida. Evaluación de impacto del ciclo de vida. AENOR. Madrid

- UNE-EN ISO 14043:2000. Gestión medioambiental. Análisis de ciclo de vida. Interpretación del ciclo de vida. AENOR. Madrid

Año 2007

 

Imprimir PDF