“El error más tonto es ver el diseño como algo que se hace al final del proceso para poner orden al desorden, en oposición a entenderlo como una cuestión de partida y parte de todo.”
Tom Peters, economista y escritor

Una vez aprobado el PROYECTO DEFINITIVO, seremos capaces de saber cómo se va a producir el objeto en cuestión: sistemas de fabricación, materiales, acabados, maquinaria necesaria, componentes del producto final, montaje, utillaje, matricería, plazos de fabricación, etc... Es el momento de elaborar un PLAN DE PRODUCCIÓN en el que intervengan las áreas de la empresa y los proveedores involucrados. Presupuestos, condiciones de servicio, plazos de entrega... Y empezar a pensar también en otros temas básicos para el lanzamiento al mercado, como son, el almacenamiento y el transporte, la fotografía, los catálogos o folletos, la página web, comunicación en el punto de venta, acciones y piezas de promoción, publicidad, la presentación del nuevo producto,...

 

Objetivo

Tener un marco de actuación de los procesos de producción y lanzamiento que asegure los plazos, costes, estándares de calidad, disponibilidad de recursos, etc., tanto internos a la empresa como de sus proveedores, habituales o nuevos.