“El error más tonto es ver el diseño como algo que se hace al final del proceso para poner orden al desorden, en oposición a entenderlo como una cuestión de partida y parte de todo.”
Tom Peters, economista y escritor
Diferenciación del producto a través del diseño de envases

Área de envase y embalaje de ITENE


El envase es mucho más que un simple contenedor con una etiqueta adherida a él. Es una oportunidad para construir la imagen de marca o reforzar la imagen y al mismo tiempo dar valor añadido a un producto, sin perder nunca de vista la importancia de proteger al producto en la cadena de distribución de todos los riesgos a los que se ve sometido de un modo eficiente.

Se define habitualmente a un envase como  un producto que sirve para contener, proteger, manipular, distribuir y presentar mercancías en cualquier fase de su proceso productivo, de distribución o venta. Una de las principales funciones del envase es la de conservar el producto. Las características de un buen envase son las siguientes:


  • Que pueda contener el producto.
  • Que permita su identificación.
  • Que sea capaz de proteger el producto.
  • Que sea adecuado a las necesidades del consumidor en términos de tamaño, ergonomía, calidad, etc.
  • Que se ajuste a las unidades de carga y distribución del producto.
  • Que se adapte a las líneas de fabricación y envasado del producto.
  • Que cumpla la legislación.
  • Que su precio sea adecuado a la oferta comercial que se quiere hacer del producto.
  • Que sea resistente a la manipulaciones, transporte y distribución comercial.

 

ITENE es consciente de que únicamente mediante un proceso de diseño integral de envases y embalajes es posible abordar proyectos en los que se han de conjugar aspectos tan dispares.

En muchas ocasiones la única oportunidad de un consumidor para interactuar con una empresa es a través del envase. Se trata de ofrecerle al consumidor mayor satisfacción por su compra mediante un envase funcional, cómodo de usar y de desechar, que comunique todos los beneficios del producto y de la marca al consumidor, que no haya sufrido daños internos ni externos durante la distribución que puedan afectar a la calidad o a la apariencia, etc. 

Un buen diseño del envase le da categoría al producto, mayor publicidad indirecta y promoción boca a boca, mejor espacio en el lineal y, en última instancia, mayor nivel de ventas. Además mejora el comportamiento durante la cadena dedistribución, propiciando menos daños y por lo tanto menos pérdidas tanto en producto como en imagen.

El consumidor normalmente no ve el producto sino el envase, por lo que su decisión de compra se forma en gran parte de la imagen que de él tiene y sobre la que influyen los grafismos, la forma y los colores del envase, el perfecto estado del mismo tras el transporte así como la publicidad que los presenta en el lugar de la venta,... el envase ha de atraer la mirada y la atención, permitir la identificación inmediata y transmitir una impresión favorable para la decisión de su compra.

Las marcas pueden conseguir mejores posicionamientos en el punto de venta a través del rediseño de los envases. Un envase genérico hace poco por inspirar las ventas y contribuye a la percepción de que la estrategia de la empresa está únicamente basada en el precio. Además es difícil que un envase genérico se adapte totalmente a los requerimientos de un producto determinado, aumentando el riesgo tanto del subembalaje como del sobreembalaje. 

Las decisiones sobre el envase son importantes por distintas razones. Entre otras, podemos destacar:

  • Protección: el envase se usa para proteger y conservar el producto.
  • Visibilidad: el diseño del envase se utiliza para atraer la atención del consumidor.
  • Valor añadido: el diseño del envase y su estructura pueden dar un valor añadido producto.
    Satisfacción del distribuidor: el envase ha de satisfacer también las exigencias del distribuidor.
  • Coste: las decisiones en el envase afectan al coste final del producto y al margen de beneficio.
  • Decisión a largo plazo: la creación de un nuevo envase se hace con vistas a tenerlo en el mercado por un periodo relativamente largo. De hecho, el cambio frecuente de envase puede ser perjudicial porque confunde al consumidor.


Desde el punto de vista estructural, una estética y una comunicación adecuadas se han de combinar con respeto al medio ambiente, costes de producción y consumo de materiales mínimo, adecuación para la cadena de distribución y para el uso en el punto de venta (transporte, display, etc) y adecuación para el uso por parte del consumidor (fácil de abrir, reutilizable, recerrable, etc), aspectos todos ellos que se tienen en cuenta siempre que se afronte el proyecto de diseño o rediseño de un envase y/o embalaje de manera integral, que es el único modo eficaz y eficiente de hacerlo.

 

 

Año 2006

 

Imprimir PDF