“El error más tonto es ver el diseño como algo que se hace al final del proceso para poner orden al desorden, en oposición a entenderlo como una cuestión de partida y parte de todo.”
Tom Peters, economista y escritor

Vigilancia Tecnológica en el sector del mueble (AIDIMA)

 

Las necesidades del entorno en el sector de la fabricación de mobiliario, obligan a las empresas al desarrollo continuo de nuevos productos. Los aspectos básicos de la I+D+i, están relacionados directamente en proporcionar mayor calidad en los productos (madera, tableros derivados, pinturas y barnices, colas y adhesivos, herrajes, vidrio, plástico y otros materiales, partes y piezas), en los procesos productivos (diseño industrial, aplicación de software de gestión, sistemas innovativos de logística, maquinaria de última generación, etc...), y transformados (mueble de diseño, mueble kit, mueble de distintos estilos, elementos de carpintería y bricolaje, etc..), con el objeto de mantener y mejorar su posición competitiva. 

Para alcanzar estos objetivos es necesario realizar una investigación continua sobre las tendencias tecnológicas y desarrollos productivos de los productos, considerando TENDENCIA, lo que ya está en el mercado. A partir de la recopilación de catálogos en ferias, el conocimiento de los productos de las principales empresas del sector y del entorno, etc., se procede a un tratamiento de la información fundamentado en la búsqueda, selección, codificación, clasificación, análisis y almacenamiento de la información en una Base de Datos de Materiales Innovadores. No es difícil apreciar que existe una tendencia general en las empresas fabricantes de productos finales hacia el desarrollo del producto y a buscar en ello la ventaja competitiva en ciertos aspectos productivos. Se deben identificar nuevos materiales y procesos, pues es una fuente de vital importancia en la mejora de la competitividad del sector.

Pero el análisis de las tendencias no es suficiente. Es necesario complementar la metodología de vigilancia de tendencias, anteriormente indicada, con una actividad de investigación de documentación científica sobre materiales. Para ello, en primer lugar, se procede a una constante validación de las fuentes de información: bases de datos científicas, contactos con Institutos Tecnológicos de ámbito nacional y europeo,  Red de Innovawood, suscripciones a servicios de Alerta, etc.... que permita obtener información científico-técnica relacionada con el sector del mueble y afines. Y para el tratamiento de la información, se ha creado una red de Observadores, formado por expertos en cada una de la materias, que define anualmente, los FACTORES CRITICOS DE VIGILANCIA sobre los cuales debe de buscarse información, y analiza y valida la información recopilada.

Estos son los ejes fundamentales de Vigilancia Tecnológica:

  • Realizar una continua investigación sobre las tendencias de productos y procesos, para poder alcanzar unas condiciones de competitividad en las empresas.
  • Identificar nuevos materiales y semielaborados ofertados en el mercado, fuente de vital importancia para la competitividad de las empresas del sector.
  • Sintetizar cuáles son los ejes actuales de innovación en las materias primas, productos semielaborados y procesos, ya que sobre los mismos van a surgir las novedades más interesantes.
  • Aglutinar la información sobre qué piden los mercados y qué ofrece la tecnología. Con dicho conocimiento, el primer componente puede adaptar sus productos y servicios y el segundo puede intentar aprovechar las tecnologías que van apareciendo para mejorar sus procesos de producción.
  • El desarrollo de la Base de Datos de Materiales Innovadores en la Intranet, aportará a AIDIMA un enriquecimiento de los conocimientos de los técnicos de AIDIMA, y el flujo de información entre los mismos, incrementará y favorecerá la Gestión del Conocimiento, repercutiendo todo ello en las empresas del sector.

 

Imprimir PDF