"El diseño de producto es una combinación de creatividad y análisis. Pero depende de la comunicación."
Michael Bremer, presidente de Cumberland Group

La publicidad es quizás la actividad de comunicación más potente de que disponen las empresas. Especialmente cuando utiliza medios de comunicación masivos, como la TV, la radio o la prensa de alcance nacional, que cubren enormes audiencias y absorben también enormes recursos.

Las PYMES no suelen tener ni la posibilidad, ni la necesidad, de hacer tan grandes inversiones. Su actividad publicitaria se desarrolla más a través de anuncios o reportajes en revistas especializadas, actos de relaciones públicas y piezas de promoción en el lugar de venta (PLV / “Merchandising”)

Hoy en día Internet ofrece también posibilidades publicitarias, todavía en una fase embrionaria, pero con algunas características que hacen suponer que en el futuro será un medio imprescindible.

La publicidad debe formar parte del Plan de comunicación de la empresa, de modo que responda a una necesidad real y tenga unos objetivos definidos, que se haga a través de un medio adecuado al público receptor, transmitiendo un mensaje eficaz en su forma y en su contenido y con una duración mínima que se habrá establecido previamente.

La publicidad es un campo fronterizo al del diseño y aunque son actividades distintas hay que saber coordinarlas, de modo que diseñador y agencia vayan en una misma dirección y se complementen.