"El diseño de producto es una combinación de creatividad y análisis. Pero depende de la comunicación."
Michael Bremer, presidente de Cumberland Group

Una parte muy importante, por presupuesto, difusión y objetivos, de las comunicaciones de la empresa es la que se realiza a través de material impreso: memorias, catálogos de producto, folletos, etc…

La empresa debe ser consciente de que estas piezas de comunicación contribuyen decisivamente a construir su imagen. En muchas ocasiones son el primero e incluso el único contacto del cliente final con la empresa, y en muchos otros casos (servicios), el cliente no puede llevarse otra cosa, tangible, que mantenga viva su memoria mas allá de donde disfrutó del servicio. Por eso es fundamental analizar y enfocar correctamente el trabajo a realizar: es decir, definir qué mensaje se desea transmitir, cuál es el público destinatario, qué tono y qué estilo requiere la comunicación, con qué carácter gráfico y con qué tipo de imágenes,… todo esto es parte del trabajo del diseñador gráfico que, además, se encargará de realizar los artes finales y controlar todo el proceso de impresión.

Los proyectos de diseño gráfico también requieren de la preparación de un  BRIEFING que aporte la información necesaria y establezca los criterios sobre los que se va a valorar el resultado final y de un PLAN DE DISEÑO que facilite el control del Proyecto según un calendario previamente acordado. (ver también en la sección Desarrollo de producto el punto 4 Briefing y Plan de diseño)