“El diseño de un producto es el diseño de una relación.”
Steve Rogers, director de experiencia de usuario de Google

Marca identificativa para clóchina de Valencia

 

 



 

CONTEXTO INICIAL
La 'clóchina de Valencia' es un producto único, que se cultiva con métodos tradicionales desde finales del siglo XIX, en 22 bateas (balsas flotantes) heredadas de padres a hijos y ubicadas en el puerto de Valencia. Un producto exquisito, que se produce y comercializa entre los meses de mayo y agosto, y cuyo valor, en cuanto a precio de venta, es el más alto de Europa en el sector.

La Asociación de Clochineros del Puerto de Valencia y Sagunto, que reúne a una docena de miembros propietarios de las bateas donde se cultiva este preciado molusco, necesitaba crear una marca colectiva que facilitara a los consumidores la identificación de su producto frente a otros similares y ayudara a diferenciarlo claramente de la competencia, procedente sobre todo de Tarragona.

PROYECTO
La asociación recurrió al asesoramiento de un profesional del diseño para la elaboración de su nueva marca distintiva, que serviría también para unificar su imagen corporativa. La idea de partida era que el diseño fuera 'elegante y sencillo', que remarcara la identidad de la 'clóchina de Valencia' como producto 'exclusivo'. Los empresarios pretendían además que la marca pudiera registrarse, para conseguir un instrumento de defensa a la hora de denunciar intromisiones de la competencia.

EQUIPO DE TRABAJO
La asociación confió la tarea al diseñador Modesto Granados, quien 'supo captar' las pretensiones de los empresarios a través de reuniones y entrevistas para el intercambio de ideas, de puntos de vista y particularmente de objetivos, plasmándolos posteriormente en el resultado.
 

alt
 

LA SOLUCIÓN
El diseñador trabajó el símbolo, que tenía que ser sencillo y fácil de identificar. La propuesta fue la de reproducir el dibujo del molusco, y se 'jugó' con este símbolo como acento de la palabra 'clóchina', castellanizada. Se utilizó además el color negro de la cáscara, y un tono anaranjado para resaltar la carne y el origen valenciano del producto. 'Un resultado visual muy realista'.

La innovación consistió en que la nueva marca aportaba una garantía de autenticidad, de origen exclusivo de Valencia. Además, servía de imagen identificativa para este producto de calidad, fácil de reconocer por los clientes y el consumidor.

BENEFICIOS
Los beneficios que se perseguían no eran económicos, ya que los empresarios tienen garantizada la venta de su producto en su clientela tradicional, mercados y puntos de venta especializados en productos de calidad y restaurantes de alto standing. El objetivo era crear una imagen que distinguiera al producto para poder registrarla como marca propia, y disponer así de una herramienta de lucha contra la competencia.
 


Esta información es un extracto de la publicación "Experiencias del diseño en el sector alimentario 1" editada y publicada por AINIA y puede accederse al texto íntegro al descargar la publicación en formato pdf 

 

Imprimir PDF