“El diseño de un producto es el diseño de una relación.”
Steve Rogers, director de experiencia de usuario de Google

Nuevo nombre e imagen para Panamar

 

 



 

PLANTEAMIENTO INICIAL
En el año 2007 los responsables de la empresa Nuevos Desarrollos Panaderos (Nudespa) se plantearon el reto de dar un nuevo impulso a la firma. La marca y su identidad corporativa habían quedado obsoletas, y tenían 'problemas recordatorios'. Además, el término Nudespa creaba confusión con otra marca dedicada también a la alimentación.

La firma optó por un cambio total desarrollando un nuevo nombre y su imagen corporativa.

EL PROBLEMA
La marca Nuevos Desarrollos Panaderos contaba con importantes limitaciones, problemas legales, ilegibilidad, ausencia de imagen de marca, y falta de notoriedad.

La empresa encargó una nueva denominación a Fernando Beltrán, prestigioso 'buscador de nombres'. Y le pidió que transmitiera 'fuerza, lealtad', 'asociación a un producto fresco, que se puede consumir a cualquier hora del día', y que fuera una marca cercana al consumidor.

El eslogan asociado a la nueva marca debía además incluir elementos 'intangibles', como su relación con 'alimentos sanos, de hoy'. La propuesta definitiva fue 'Panamar', y el eslogan de la empresa 'amar el pan'
.
 

alt

EQUIPO DE DISEÑO
Victoria Ibáñez, directora de marketing,
preparó el briefing como base para el nuevo diseño. La empresa confió el proyecto al diseñador con quien había trabajado su primera marca.

En el proceso de creación de la nueva imagen y marca corporativa trabajaron
- Fernando Beltrán, que fue el ideólogo del nuevo nombre de la empresa, Panamar,
- el ilustrador Antonio Ballesteros, responsable de la imagen del niño,
- y el estudio de Juan Martínez, que dio cuerpo a la propuesta creativa.

EL RESULTADO
El diseñador Juan Martínez trabajó el concepto 'amar el pan', y partió de su propia infancia, y de un recuerdo de niño, cuando iba a comprar el pan con la bolsa y se comía la punta de la barra recién hecha. Para Martínez, esta imagen era 'amar el pan'.

Con esta idea, el ilustrador Antonio Ballesteros, creó un personaje, un niño que viene de comprar el pan. 'La imagen del niño era un poco picassiana', en respuesta también a la filosofía de sus creadores de presentar un personaje 'entrañable'. Además, este personaje ofrecía muchas posibilidades. 'Podía convertirse en el camionero que te entrega el servicio rápidamente, en el trabajador de la fábrica, en el empleado de la oficina, en lo que quisiéramos'.

Además, el estudio de diseño de Juan Martínez realizó una tipografía a propósito para la marca, con formas redondas, relacionadas con las formas del pan y la bollería. Se optó también por utilizar el color del kraft como fondo, un material que no pasa de moda, sinónimo de naturalidad, y que se usa en todo el embalaje de los productos.

 

envero_marca.jpg


ASPECTOS DIFERENCIABLES
Según explica el diseñador, 'no hay ninguna marca en el sector que se parezca en nada' a la imagen de Panamar. Defiende que se buscó una imagen que transmitiera 'emoción'. Además es 'actual' pero se identifica también con la tradición y los productos artesanales.

LA VALORACIÓN
'La nueva marca e imagen está más consolidada, es más líder, más cercana, con elementos más diferenciadores que los que teníamos antes'. Fuera de la empresa, entre los clientes, el cambio fue también muy bien acogido. 'Lo vieron como un avance y una apuesta de la empresa por tener un futuro dentro del mercado', 'da seguridad y confianza', explica la directora de marketing de Panamar.


Esta información es un extracto de la publicación "Experiencias del diseño en el sector alimentario 1" editada y publicada por AINIA y puede accederse al texto íntegro al descargar la publicación en formato pdf 

 

Imprimir PDF