“El diseño de un producto es el diseño de una relación.”
Steve Rogers, director de experiencia de usuario de Google

Envase arroz Sivaris

 

 



 

LA NECESIDAD
La empresa NM Arrossos de Qualitat vio la necesidad de comercializar los excedentes de arroz, de gran calidad, que cultivaban, y que inicialmente sólo destinaban a semillas certificadas, por ello en 2006 se plantearon crear una nueva marca, y ampliar sus clientes en el mercado internacional de productos gourmet o delicatessen, asesorados por el Instituto Español de Comercio Exterior (ICEX) y el Instituto Valenciano de Exportación (IVEX). Para ello necesitaban 'diferenciarse' respecto a la competencia.

El objetivo era: 'marcar la excelencia del producto y saberla transmitir' a través del diseño de los soportes.

EL RETO 
El proyecto necesitaba además de la marca de un envase singular, que fuera 'económico y para pequeñas tiradas', ya que con la marca Sivaris se comercializan nueve tipos de arroz, que se iban a exportar al mundo entero con todas las variedades idiomáticas que ello supone, y con todos los requisitos legales de cada país para importar el producto.

La dificultad estaba en encontrar un envase que permitiera hacer pequeños stocks con muchísimas variaciones, entre ellas las idiomáticas.

EL DISEÑO
La empresa NM Arrossos de Qualitat había trabajado anteriormente con el estudio de Pepe Gimeno-Proyecto Gráfico, entre los años 1999 y 2004, con el diseño de los sacos tradicionales para las variedades de arroz bomba y basmati. En 2006, cuando la familia Minguet, responsable de la firma familiar,
se plantea crear una nueva marca y diseñar una imagen renovada del formato de comercialización de sus productos recurre de nuevo al asesoramiento de Pepe Gimeno.

En el proceso de elaboración de la nueva marca Sivaris y los envases de sus productos, la empresa planteó claramente los objetivos que quería conseguir, y dejó en manos de los diseñadores su plasmación creativa.

 

alt
 

LA SOLUCIÓN 
El gran acierto fue encontrar una fórmula 'sencilla, económica y sorprendente'. Se optó por un envase de cartón reciclado, en forma de tubo, para formatos de un kilo y medio kilo, que guardaba en su interior el arroz envasado al vacío. En el etiquetado, realizado con papel kraft, se eligió la tipografía como alternativa
a la ilustración clásica de alimentación, con un color diferenciador para cada variedad, que especifica el tipo de arroz, sus características, e incluye una receta culinaria. El formato contempla la posibilidad de traducirse a diferentes idiomas. Los diseñadores tuvieron también en cuenta la presencia e imagen del producto en el lineal de las tiendas delicatessen, a las que va dirigido.

Como aspectos innovadores, la firma optó por un formato nuevo para este tipo de producto, nada convencional, un 'rediseño' vanguardista del tradicional saco, que cumple con los objetivos propuestos de 'simplicidad y flexibilidad', ya que el soporte permite tiradas cortas y economía de medios.

EL ÉXITO
La empresa asegura que el diseño de los nuevos envases con los que comercializa su marca, Sivaris, ha dado a la firma una 'singularidad' y 'oportunidades' que no hubiera tenido con el formato tradicional. La idea gestada en el estudio de Pepe Gimeno-Proyecto Gráfico ha sido reconocida
con prestigiosos premios nacionales e internacionales, que han servido también de publicidad para la marca.

En cuanto a las ventas, Sivaris ha obtenido un incremento de entre un 25 y un 30 por ciento, dentro de las previsiones iniciales de la firma.


Esta información es un extracto de la publicación "Experiencias del diseño en el sector alimentario 1" editada y publicada por AINIA y puede accederse al texto íntegro al descargar la publicación en formato pdf 

 

Imprimir PDF