“Un diseño sin componente innovador es una contradicción”.
Gui Bonsieppe, diseñador, docente y teórico del diseño
Diseño e innovación. La gestión del diseño en la empresa

Coordinación: Jordi Montaña e Isa Moll

Edita: Fundación Cotec

Páginas: 163

ISBN: 9788495336781

El documento de Cotec está dirigido a que empresarios y directivos puedan utilizar mejor una herramienta, el diseño, que es fuente de innovación y competitividad, porque aunque todas las empresas diseñan sus productos y servicios, no siempre lo hacen de forma eficiente, es decir, no gestionan adecuadamente el diseño. Su objetivo es el de sensibilizar a las empresas sobre la importancia del diseño y la necesidad de gestionarlo, ofrecer algunas recomendaciones para su correcta dirección y para facilitar su relación con otras áreas de la gestión empresarial, e ilustrar con algunos casos cómo lo han hecho algunas empresas que han conseguido notables éxitos mediante la correcta utilización del diseño.

Muchas cosas toman forma fuera de la función formal del diseño y sin la intervención de diseñadores profesionales. Sin embargo, debido a que el diseño tiene un fuerte impacto económico, es deseable que se apliquen en las empresas procesos de gestión y recursos profesionales de diseño de forma eficiente. El documento pretende, en este sentido, aportar los principales conceptos y recomendaciones para ayudar a gestionar con eficiencia este recurso, que todavía es relativamente poco utilizado por las empresas españolas.

En una primera parte explica lo que es el diseño, sus distintas especialidades y la relación entre el diseño y las diferentes actividades empresariales. Es una introducción necesaria porque la palabra diseño tiene, a veces, un significado popular que no responde a la realidad del término. Así, por ejemplo, hablar como se hace a menudo, de “objetos de diseño” es un error, pues debería hablarse mejor de productos de diseño contemporáneo para distinguirlos de objetos de diseño clásico, si con ello se quiere definir un estilo o una estética. Además, la estética es sólo uno de los objetivos del diseño y no necesariamente el más importante. La función, la utilidad, la facilidad de uso, la adecuación a los procesos de fabricación, la idoneidad de los materiales empleados o la satisfacción de las necesidades de los usuarios, son también objetivos esenciales del diseño.

En la segunda parte del documento se introducen elementos para la gestión del diseño en la empresa. Se empieza con la definición de las funciones de los profesionales del diseño y se hace una especial mención a los requisitos que deberían exigirse a los diseñadores, especialmente cuando se trata de diseñadores externos. La contratación de servicios de diseño externos es una forma relativamente fácil y poco costosa para introducir el proceso de diseño en la empresa, y España cuenta con un amplio sector de diseñadores y empresas de servicios de diseño.

A continuación se desarrolla un modelo para dirigir el proceso de diseño en la empresa, empíricamente comprobado en numerosas empresas de toda clase: pequeñas y grandes, industriales y de servicios, de productos de consumo y de productos de empresa a empresa. Para ilustrarlo se estudian tres casos reales en los que se analiza el papel del diseño en la estrategia empresarial.

Los casos que se analizan corresponden a Indo, S.A., una empresa de óptica con presencia internacional en la que el diseño desarrollado por un diseñador profesional externo a la empresa en estrecha colaboración con el director técnico permitió un cambio significativo de la imagen de sus puntos de venta; a Simon, S.A., fabricante de pequeño material eléctrico de instalación con numerosos centros de producción y venta en Europa, Asia e Iberoamérica, para el que el diseño jugo un papel muy importante en la estrategia competitiva de una empresa de tamaño reducido en comparación con sus competidores; y a Supergrif, S.L., una pequeña empresa de grifería cuyo principal factor de supervivencia fue el diseño como base de su estrategia."

disponible en pdf

 

Imprimir PDF